Archivo | julio 2013

Clases de Angeles

CLASES DE ANGELES

Están divididos en nueve grupos a los que se denomina Coros, y tienen distintas funciones cada uno.
SERAFINES
El superior directo es el Creador. Son los más cercanos a El y los más hermosos artífices de la belleza. Se los considera la jerarquía más alta de los Angeles; rodean el trono de Dios y lo alaban cantándole “Santo, Santo, Santo”. Se dice que poseen seis pares de alas; dos tapan la cara, dos el cuerpo y las otras dos las utilizan para volar (algunos dicen que se cubren de la luz de Dios). Sirven al Dios que poseemos en cada uno de nosotros y trabajan especialmente con la energía amor; son conocidos también como cantores o músicos de Dios. Se los representa a veces con instrumentos musicales o cantando; transmiten la frecuencia Amor Impersonal y la sabiduría del amor.

QUERUBINES
Trabajan con la energía Sabiduría y están dirigidos por el Arcángel Gabriel. Se los divide en Querubines del Fundamento y Querubines del Firmamento; custodian los lugares sagrados, sostienen la Creación para que ésta no se destruya. Sostienen las galaxias, los sistemas, las órbitas de los planetas, y hay Querubines sobre dichos planetas, soles y estrellas.
Su nombre deriva del hebreo “Kerub”, que se interpreta como “el que intercede” o “el conocimiento en sí mismo”. Se los representa en el período barroco sosteniendo los cielorrasos de una habitación como regordetes alados. La energía cósmica es transmitida por un Querubín. Trabajan el macro y el microcosmos: nuestra conciencia del infinito.
Los Querubines del Fundamento protegen los lugares sagrados; abriendo poco a poco dichos lugares, que eran secretos y protegidos hasta ahora (ej.: se están descubriendo lugares como templos, tumbas, escritos antiguos, etc.).

 

TRONOS
Están dirigidos directamente por el Creador y trabajan la energía Poder; manejando el impulso de vida y el impulso creador. Nuestro Ángel Solar es un trono. El Padre está sentado en un trono. En la mitología se los menciona como carros de fuego o ruedas que conectan el cielo con la Tierra. Los impulsos son dos: uno gira hacia la derecha y otro hacia la izquierda; son como dos anillos que se entrelazan. Somos nosotros, con nuestras dos polaridades, es decir, el Yin y el Yang. Nuestra Presencia es nuestro presente continuo en nosotros, el que siempre está, el gemelo sabio, el que siempre estará. Los Tronos están dentro del grupo de ángeles de mayor tamaño y toman distintas formas; una de ellas, se dice, es la silla del Padre.

DOMINACIONES
El superior directo de las Dominaciones es el Arcángel Rafael. Trabajan con el rayo verde; son sanadores e integradores en los niveles físico, emocional y mental. Transmiten técnicas y conocimientos necesarios para la sanación, ya sea para los humanos como para el planeta y todos sus reinos (mineral, vegetal, animal). Transmutan lo enfermo por lo sano; son ángeles que protegen los hospitales, los trabajos de yoga y meditación. Son seres celestiales que gobiernan las actividades de todos los grupos angélicos inferiores a ellos.
Se los puede invocar para todo caso de enfermedad, ya sea física, emocional o mental. Manifiestan la sanación, la verdad, la concentración, la consagración y fundamentalmente la perfección. Se los llama también los enjoyados, los médicos del cielo, etc.; sus ropajes son blancos o verdes con piedras preciosas, y sus alas son de color tiza.
Estos ángeles exaltan la belleza, la educación, la música, el arte, la sabiduría, el amor. Transmutan todo lo bueno para nosotros.

VIRTUDES
Trabajan con la energía de sabiduría y el director es Dios. Se caracterizan por ser pequeñas y muchas, y traen rápidamente energía espiritual. Son hacedoras de milagros; trasladan la luz al planeta, son muy rápidas. Transmiten mayor cantidad de energía espiritual en menor tiempo. Se les quita figura por su rapidez, por eso generalmente se las simboliza como una carita con alas; traen la respuesta de Dios en situaciones extremas. Traen la energía búdhica necesaria para que se realice lo que el ser considera un milagro, por ejemplo una resurrección, alguien imposibilitado de caminar y que comienza a hacerlo, etc. Producen una transformación en la materia. Son conductores de todas las frecuencias espirituales (todos los colores). Cuando enviamos luz al planeta, son las virtudes las que intervienen. Pertenecen al plateado que es la vibración más alta del rayo blanco (energía fría). A medida que más grupos humanos aprendan a trabajar con las virtudes, habrá una mayor infusión de energía espiritual disponible para nuestro planeta.

PODERES Y POTESTADES
Son ángeles guerreros y se los representa con armaduras; son el ejército del Padre. El jefe o príncipe es el Arcángel Miguel, y trabajan con el rayo azul. Desde este coro se coloca sobre cada ser un Ángel de Protección con el propósito de proteger la materia, que lo acompaña durante todas las vidas desde el momento en que aparece por primera vez como humano. Luchan contra el plano astral más denso y se los invoca para librarse de entidades y pensamientos negativos. Equilibran y reconcilian los opuestos (por ejemplo, donde hay oscuridad buscan la luz). Es un coro muy grande y de él depende el equilibrio entre el bien y el mal. A este coro pertenecen los Angeles del Nacimiento y los Ángeles de la Muerte, que son los que acompañan al ser cuando viene a este plano y también lo llevan de vuelta, ayudando a despegar sus cuerpos de este plano. Este coro angélico tiene a su cargo que nunca el mal supere al bien.

PRINCIPADOS
Están dirigidos por el Arcángel Uriel. Desde este coro es colocado sobre cada ser un ángel con el propósito de suministrarle todo lo que pueda necesitar. Son los grandes ángeles que rigen los reinos elementales y los contienen dentro del orden divino; son los guardianes de los grandes grupos, de los países y naciones, de las ciudades, de nuestro barrio, nuestra manzana, nuestra casa, animales y plantas. También son ángeles integradores; acuden según nuestras necesidades o en momentos de desesperación. Dentro de los Principados existen y trabajan nueve coros más (sólo para el reino humano) que cumplen distintas actividades: hacer trabajos internos para la contemplación; desarmar energías del plano astral denso; para aquietamiento pre-meditativo; para lograr quietud en situaciones que se viven como extremas; para adquirir fuerzas y resolver situaciones sin temor, etc. Nos dan discernimiento, son ejecutores del dar. Sus virtudes son servicio, suministro, serenidad, paz y sanación psicosomática. Hay que pedirles todo lo que queremos sin pensar en cómo lo queremos. Los Principados también atienden a los reinos mineral, vegetal, animal y humano.

ARCÁNGELES
Son corrientes de vida independientes de los ángeles y los elementales. Son los ángeles superlumínicos, mensajeros que llevan los decretos divinos; están considerados como los intercesores más importantes entre Dios y los humanos. También los llaman los mensajeros de Dios y son los que comandan las legiones del cielo en su constante batalla con los hijos de las tinieblas (se cree que en algún momento fueron como humanos, pero no se sabe cuántas ruedas kármicas atrás). El contacto con el mundo angélico es un contacto directo con la Conciencia Cósmica, con la frecuencia Amor, y es en sí mismo Alegría. Están dirigidos directamente desde el plano búdhico, por el Padre. Los arcángeles son los seres más evolucionados junto a los Elohims. Son co-creadores del Universo. De esta rueda kármica el más antiguo de todos es el Arcángel Miguel. El Príncipe de los Arcángeles es Miguel, por ser el más antiguo. La mayor triangulación la componen el Arcángel Miguel, el Arcángel Jofiel y el Arcángel Chamuel. El Corán reconoce a cuatro arcángeles, pero sólo menciona a Gabriel y a Miguel; mientras que las fuentes judeo-cristianas están de acuerdo en que son siete y los más conocidos son Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel que dirigen cuatro coros. Hay otros además de éstos.

Los principales son siete, tienen libre albedrío y pueden presentarse sin ser convocados:
MIGUEL: es el jefe de los Poderes y las Potestades. Es para protección y para no tener negatividad.
JOFIEL: representa la Sabiduría Divina; es el rayo amarillo.
CHAMUEL: está relacionado con el confort y el amor impersonal; es el rayo rosa.
GABRIEL: es la energía de equilibrio, la belleza y el arte; es el rayo blanco.
RAFAEL: es el médico de Dios; representa la sanación de las enfermedades físicas. Es el rayo verde.
URIEL: es suministro, paz; cura enfermedades psicosomáticas. Es el rayo oro-rubí.
ZADQUIEL: trabaja la transmutación, es organización. Rayo violet

Anuncios

EL CUERPO Y LA MEDICINA SEGÚN LOS INDIOS DAKOTA-I

Cualquier cosa que hagas en la vida, haz lo mejor

que puedas con Tu corazón y con Tu mente.

Y si lo haces de esa manera, el Poder del Universo

vendrá en Tu ayuda, si Tu corazón y Tu mente están Unidos.

 

Cuando uno es miembro del Círculo de la Gente,

uno debe ser responsable,

pues Toda la Creación está relacionada,

y el dolor de uno es la herida de todos,

y el honor de uno es el honor de todos,

y todo lo que hacemos afecta a todo el Universo.

Y si lo haces de esta manera, es decir,

si verdaderamente unes Tu corazón y Tu mente

como Uno Solo, cualquier cosa que pidas así será.

 

Joseph Eagle Elk, curandero Lakota

 

 

 

La Flora De Las Hadas

A continuación podreis conocer las distintas clases de plantas y flores, así como variados árbiles donde las hadas y los demás seres feéricos tienen su morada, y la enorme simbiosis que hay entre estos seres y la flora del bosque, los montes, las praderas, etc. También incluyo las setas, singulares seres vivos que han sido cuna de leyendas y mitos relacionados con las hadas
FLORES
Las flores siempre han tenido un gran vínculo con las hadas, por su estética y su colorido y por su carácter cautivador y sensual. Donde haya flores seguramente habite un hada en los alrededores. Abajo teneis algunas de las flores más importantes para las hadas por sus características y cualidades.
EL DIGITAL
Toma su nombre de “Guante de la gente menudo”porque sus florecillas las usan las hadas mas veces como sombrero y otras como guantes. Otro de los nombres que se les da a la flor es el de “Dedal de los Duendes”. No es quizás inadecuado, si se tiene en cuenta que el Digital contiene digitalina, estimulante del corazón y origen de una feroz y misteriosa agitación que producen los duendecillos.
EL JACINTO DE ESCOCIA
LAS PRIMULAS
Se ufanan de un poder excepcional, hacen visible lo invisible y comérselas es un modo seguro de ver a las hadas. Si se toca una roca de las hadas con el número exacto de primulas en un ramillete, se abre el camino hacia el país de las hadas y sus dones, pero son un número inexacto abre la puerta de la fatalidad.
LA HIERBA CANA
El ballico lo emplean las hadas como sustitutivos del caballo. En el siglo XVII, John Anbrey dice que “caballo” y gabilla eran palabras mágicas para hacer volar a los tallos.
EL SERPOL
Las abejas, consideradas como mensajeras de los dioses, tienen una singular afición a esta flor. Para ver a las Hadas se ha de preparar un brebaje que contenga Serpol, arrancando de un lugar cercano a una colina frecuentada por las Hadas, y un poco de hierba procedente de un “Trono de Hadas”
Lo mismo que otras flores favoritas de las hadas, es peligroso entrar el Serpol en casa.
LA PRIMAVERA
Las flores han sido siempre un lazo de unión entre el mundo humano y el de las hadas, de las que están en su especial cuidado. En particular, las hadas aman y protegen a las primaveras. Se distinguen por la facultad que tienen de hallar el oro escondido por las hadas. En el oeste de Inglaterra se las conoce también por el nombre de “Llaves de paloma” llaves para abrir el camino hacia el tesoro.
EL PENSAMIENTO
Es la “Florecilla del oeste” que Oberón empleaba como filtro de amor.
El pensamiento que crecía en Inglaterra Isabelina era la pequeña viola tricolor, amada igualmente por el hombre y las hadas. En el campo le daban muchos nombres como “Pica mi fantasía”,”El clavel de mi Juan”, “Tres caras con Capucha”,”Amor Ocioso”, pero el que más corriente era el de  “Alivio del Corazóno”.
LA CAMPANULA
Es otra flor popular llena de peligros. En Escocia le dan el nombre de “Campanas de muerto”, porque oir el sonar de una campánula es oir el tañido de la propia muerte. La campanula es la más poderosa de todas las flores de las hadas, y un monte de campánulas es un lugar sumamente peligroso porque es donde las hadas tejen sus embrujos y encantamientos.
EL TREBOL DE CUATRO HOJAS
El trebol de cuatro hojas rompre el embrujo de las Hadas.
LA HIERBA DE SAN JUAN
Es aún más eficaz contra los conjuros porque otorga auténtica protección contra las Hadas. Puesto que la Hierba de San Juan es un símbolo del sol como la Margarita, la utilizaban constatemente en als fiestas paganas del solsticio de verano, y es a la vez protectora y curativa.

El Origen de los Elfos.

Photobucket
Los elfos son un gran enigma dentro de la mitología nórdica; ya que dentro de sus leyendas, los elfos se desenvuelven casi al margen de los relatos; como los ecos de un mágico pasado que ha caído en desgracia. Afortunadamente para nosotros, el mito de los elfos jamás perdió del todo su antiguo esplendor: cedieron terreno ante otros seres mágicos, es cierto, pero sus sombras aún pueden sentirse como un susurro detrás del mito.

Nuestra visión sobre los Elfos ha cambiado enormemente en último siglo; en gran medida esto se debió a la monumental obra de Tolkien, quien devolvió a los elfos parte de su antigua nobleza. Otro autor a quien debemos cierto homenaje es a Lord Dunsany, fantástico escritor del siglo XIX, en cuyas páginas abunda el esplendor élfico envuelto en la más honda melancolía. A los que hayan disfrutado “El Señor de los Anillos” les recomiendo la que es probablemente la mejor novela sobre elfos escrita por Dunsany; “The king of elflands daughter” (la hija del rey del país de los elfos).

Los elfos han resultado enigmáticos tanto para los mitógrafos como para los folkloristas. Sus apariciones en relatos son numerosas y sin embargo no siempre se destacan en papeles relevantes. Nuestra intención es jugar un poco a ser detectives, y descubrir; en la medida en que nuestra pobre capacidad nos lo permita, vislumbrar algo del misterio que envuelve el mundo élfico. Comencemos por analizar el origen de su nombre.
elf

Llamados alf o alfa en islandés, elfor o ellefolk en escandinavia, elfvar en Suecia;elv para los daneses, alfvar, alf, alfar o alfr para los germanos; aelpen y aelf para los anglosajones. Todos estas nombres tienen sus cimientos en la raíz indoeuropea albho, “blanco, brillante, resplandeciente”, aunque otros afirman que proviene de la voz nórdica “evele”, con la que se denominaba a los hombres de rasgos delicados. Este punto es cuestionable, ya que este término es posterior a los primeros relatos conocidos sobre los elfos.

En los Eddas, los elfos ya aparecen con una clara distinción; los elfos de la luz(ljiosalfar), y los elfos oscuros (svartalf. De estos hablaremos en otro artículo). Los elfos de la luz habitan una región llamada Alfheim (casa de elfo) y a veces Ljiosalfheim (hogar de los elfos luminosos), es uno de los nueve mundos o planos; y se encuentra en el mismo nivel que la morada de los dioses (Valhal) y muy por encima de nuestro mundo o midgard (tierra media). Aquí los elfos sonhermosos y brillantes, visten con finas telas y son bondadosos, aunque no muy dispuestos a tratar con los hombres. Alfheim era regido por un personaje no menos misterioso que los elfos. Su nombre es Frey, dios de la lluvia la fertilidad y del sol naciente.

PhotobucketFrey pertenecía a la raza de los Vanes, seres identificados con el mar, y tras algunas disputas, habitantes también del Valhal. Frey era el portador de la “espada de la victoria”, que podía moverse sola y luchar en el aire, pero la abandonó para conquistar a Gerd, una gigante virgen. Frey posee también el jabalí de oro, regalo de los enanos; que podía correr como el más veloz corcel y cuyo resplandor lograba iluminar la noche más oscura.

Hay quienes ubican el Alfheim dentro de los círculos de la tierra, y para ello se basan en la saga de Ynglinga, en donde se dice que:

“El Alfheim en aquel momento era el nombre de la tierra entre el Raumelfr (“elfo de Raum) y el Gautrelf (“elfo de Gaut)”

Las palabras “en aquel momento”, indican que el nombre de la región era arcaico u obsoleto para la época (siglo XIII); y el elemento elfr de los toponímicos es una palabra común para “río” y no para “elfo”, como ha querido verse, corresponde al bajo alemán “elve”, “río”. De cualquier manera la saga de Ynglinga no es la única que hace referencia a un locación terrenal del Alfheim, ubicándola según algunos estudiosos en la provincia sueca de Bohuslan. En la saga de Vikingssonar de Thordsteins dice que aquellos ríos (El Raumelfr y el Gautrelf) fueron nombrados en honor del rey Alf el Viejo, quien durante una época fue señor allí, hasta se dice que tuvo amores con una elfo y de esta unión nacieron los más bellos humanos que hallan poblado la tierra del norte.

Volvamos ahora a Frey, rey de los elfos. Como dijimos pertenecía a la raza de los vanes, y es aquí donde tal vez encontremos algunas pistas menos complicadas que las interminables genealogías de las sagas. Mientras los Ases (los dioses) eran de carácter más bien beligerante, los Vanes eran amantes de la riqueza y el buen vivir, son los señores del placer, la prosperidad y la paz. Tenían un profundo conocimiento de las artes mágicas y eran capaces de predecir el futuro. Se decía que Freya (una vania) fue quién le enseñó la magia a los dioses. Practicaban la endogamia y el incesto, actividades que eran despreciadas por los dioses.

Photobucket
Esto derivó en grandes conflictos cuando los católicos intentaron convertir a los nórdicos, especialmente en las comunidades costeras, las cuales adoraban a los Vanes con especial fervor

Varios eruditos avalan la hipótesis de que los Eddas identifican a los Vanes con los elfos (alfr), es frecuente el hecho de que se intercambie a veces “Ases y Vanes” por “Ases y Alfes” cuando quieren referirse a todo el conjunto de dioses. Tanto los Vanes como los Elfos tenían potestad sobre la fecundidad, y este intercambio sugiere que tal vez los Vanes eran sinónimo de los Elfos. Si esto llegara a confirmarse con estudios más profundos, alumbraría con nueva luz el misterio de los Elfos; y los ubicaría en el noble lugar que una vez ocuparon , el de dioses.

 

Tu tienes el reloj….. yo tengo el tiempo

Moussa Ag Assarid es el mayor de trece hermanos de una familia nómada de tuaregs. Nació al norte de Mali hacia 1975 y en 1999 se trasladó a Francia para estudiar. Es autor de “En el desierto no hay atascos”, donde describe su fascinación y perplejidad ante el mundo occidental.
“Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo. En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!”
A continuación está la entrevista que concedió en Barcelona, a Víctor M. Amela, de “La Vanguardia”.
No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles…!
Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo.

¡Qué turbante tan hermoso…! Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.
Es de un azul bellísimo…
A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados…
¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?
Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.
¿Por qué?
Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.
¿Quiénes son los tuareg?
Tuareg significa “abandonados”, porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: “Señores del Desierto”, nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.
¿Cuántos son?
Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece… “¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!”, denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.
¿A qué se dedican?
Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio…
¿De verdad tan silencioso es el desierto?

Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.
¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?
Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba… Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre… Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!
¿Sí? No parece muy estimulante…
Mucho. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas… Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

Saber eso es valioso, sin duda…
Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!
Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?
Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!
¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?
Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro…
Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja…
Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté… Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua… y sentí ganas de llorar.
Qué abundancia, qué derroche, ¿no?
¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso…
¿Tanto como eso?
Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos… Yo tendría unos doce años, y mi madre murió… ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.
¿Qué pasó con su familia?
Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa… Entendí: mi madre estaba ayudándome…
¿De dónde salió esa pasión por la escuela?
De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: “El Principito“. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo…
Y lo logró.
Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.
¡Un tuareg en la universidad!
Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella… Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra… Aquí, por la noche, miráis la tele.
Sí… ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?
Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa… En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!
Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.
Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde…
Fascinante, desde luego…
Es un momento mágico… Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor… La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor…
Qué paz… Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo.

Plegaria de las Siete Direcciones

Plegaria de las Siete Direcciones
Autor Desconocido
Se recita de pie, con las palmas de las manos hacia arriba y adelante, mirando hacia los 4 puntos cardinales según se nombren en las estrofas, cuando se dice “de la casa inferior de la tierra”, debemos hincar una rodilla en tierra y apoyar las palmas de las manos en la tierra. Cuando se dice “desde la fuente central de la galaxia” otra vez parados con las manos hacia arriba y hacia el cielo y especialmente con toda la intención de AMOR PARA LA TIERRA Y TODO LO QUE EN ELLA VIVE.
Desde la Casa “Este” de la Luz
Que la sabiduría se abra en aurora sobre nosotros
Para que veamos las casas con claridad.
Desde la Casa “Norte” de la Noche
Que la sabiduría madure en nosotros
Para que hagamos lo que haya que hacerse.
Desde la Casa “Oeste” de la Transformación
Que la sabiduría se transforme en acción correcta
Para que hagamos lo que haya que hacerse.
Desde la Casa “Sur” del Sol Eterno
Que la acción correcta nos dé cosecha
Para que disfrutemos los frutos del Ser planetario.
Desde la Casa “Superior” del Paraíso
Donde se reúne la gente de las estrellas y los antepasados
Que sus bendiciones lleguen hasta nosotros ahora.
Que el latido del corazón de Cristal del Planeta
Nos bendiga con sus armonías para que acabemos con la guerra.
Desde la Fuente “Central” de la Galaxia
Que está en todas partes al mismo tiempo
Que todo se reconozca como luz de amor mutuo.
¡AH YUM HUNAB K’U EVAN MAYA E MA HO!