Las Hadas De La Primavera.

Surgen con el sol, con la pujanza de la naturaleza renaciente, henchidas de luz y de vida. El equinoccio primaveral inclina la alternativa de las noches y los días en favor de éstos, cada vez más largos y luminosos.
Y no bien salen de sus moradas, las hadas se hallan frente a una gran cantidad de tareas que deben cumplir cuanto antes, pues si algo define a la naturaleza en primavera es el impulso y el apresuramiento de su juventud arrolladora. Y ahi estan ellas para actuar y para transmitir serenidad, pero también para encender pasiones y embriagar con aromas y filtros a los enamorados. Las hadas son así, contradictorias, al veces caprichosas, indiferentes y crueles cuando no están a gusto e inmensamente generosas si son complacidas.
Cuando rompen los brotes, las hadas los envuelven con la luz y la humedad que necesitan para ser plantas fuertes y lozanas. Buscan todos los matices del verde para embellecer los árboles del bosque. Llenan los jardines naturales de las flores más exquisitas y derraman los perfumes que destilaron en los alambiques de sus moradas invernales. Se dedican a la música y al baile cuando, en la penumbra del atardecer, descansan de sus tareas. No porque estén fatigadas, sino porque las hadas necesitan, como los niños cambiar de actividades, y dejarse llevar por las incitaciones de su  siempre  deliciosa existencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s