Archivo | 31 de julio de 2014

PROTECCIÓN CONTRA LOS DUENDES TRAVIESOS

 

Desde tiempos inmemoriales han existido objetos que protegen las casas, las personas o a los animales de las bromas y ofensas de los duendes traviesos o de aquellos malvados a los que no hay que tomar a broma. En cada región existen varios trucos para protegerse y a cada clase de duendes les puede afectar un objeto en mayor o menor medida, el elemento más efectivo son los minerales feericos como son el oro, la magnetita, la pirita y el sulfuro de hierro. Otro objeto sobretodo útil para ponerlo en establos como protección del ganado son las campanas o cencerros, en el caso de los caballos es la herradura de hierro cuyo uso se extendió a la casa de los humanos. Con la entrada del cristianismo se fueron añadiendo objetos protectores como la cruz de ramas de eneldo , el agua bendita, una tijera abierta bajo la almohada etc.
La protección por excelencia son las cruces de hierro y también plantas como los tréboles de cuatro hojas. Otras plantas protectoras son la hierba de San Juan, la verbena roja, la manzanilla, las bayas rojas del espino albar, árboles como el serbal, el saúco.
saúco

 

Hierba de San Juan

 

 

Magnetita

 

Pirita
Anuncios