FIESTA CELTA DE MABON

10617307_928755180473548_1761506775_n
En la cultura Celta el Equinoccio de Otoño era celebrado con austeridad. Los Druidas oficiaban ceremonias intimistas y en ellas despedían el verano, agradeciendo los frutos cosechados y solicitando de los Dioses, sobre todo de la Diosa Epona, la bendición de los frutos que iban a sembrar.
Entre las hojas secas que simbolizan el final de la etapa de sol colocaban ramas de árboles de hojas perennes como el pino o el abeto para significar la continuidad de los ciclos y lo mas importante, la fruta sagrada de nuestra cultura: las manzanas.
En la actualidad hemos recuperado esa tradición en nuestras casas para dar gracias por lo que tenemos y pedir que no nos falten, en esto tiempos de incertidumbre, los medios con que conseguir el sustento diario.
Es pues un ritual en el pedimos que no nos falte ni el pan, ni la alegría ni la paz, ni la salud, ni el amor. en nuestros hogares
Si quieres recibir a la estación de Otoño con nosotros, unirte a nuestra celebración, puedes hacerlo
  • Necesitas:

    Un recipiente metálico que haga las veces el caldero de la bruja

    Un cuchillo que colocado horizontalmente sobre el sobresalga de sus bordes

    Hojas de laurel y de hiedra secas

    Esencia de romero (alcohol si no puedes conseguirlo)

    Manzanas

    Velas blancas, naranjas o amarillas.

    10660409_928755077140225_401467415_n

     

     

    Simplemente tienes que colocar en algún recipiente metálico hojas secas que no hayan tocado la tierra. Se temía que la diosa Epona a la que va dedicado este alta ceremonia se tomara a mal que esas hojas fueran ya desechadas por el árbol. Las de nuestro altar son hojas de laurel, magnolio y hiedra, pero con una sola de esas hierbas, laurel, por ejemplo, ya podrías hacer esta ofrenda.

    Rodea ese recipiente con velas blancas o naranjas y la fruta de Epona, las manzanas. Prepara todo con armonía. No hay un orden. Mezcla velas, hojas, manzanas como te apetezca con cuidado que las velas no coincidan con alguna rama y puedan prenderse.

    Rocía las hierbas del caldero con esencia de romero y prende la hoguera. Delante de ese fuego convoca a la diosa de los bosques, con las palabras que ella reconoce. Con su conjuro

    “Contigo, nos será permitido conseguir lo necesario.

    Cada dia en que invoquemos tu nombre, Epona.

    Buscaremos tu sonrisa en la niebla. Tu mirada en la lluvia.

    Tus huellas en los caminos de los bosques,

    Buscaremos tu voz llamando a la manada

    Y como antaño aguardaremos que las ramas desnudas uelvan a rebrotar.

    Mientras, danos tu antigua fuerza.

    Y cobíjanos bajo el arco de los cielos”

    10638108_928755210473545_1932394965_n

     

    Cuando la hoguera se apague, cruza sobre el humo con el cuchillo que hayas elegido, Deja durante unas hora ese altar tal y como lo hayas colocado Recoge las manzanas y ese día o en los días siguientes pártelas en dos mitades y regálaselas a quien quieras beneficiar, Normalmente nosotros solemos hacerlo esa misma noche con la familia y los amigos mas íntimos.

     

    Visto en:http://acovadameiga.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s