VIDA, MUERTE Y PENSAMIENTO EN LAS HADAS

Un tema discutido y discutible es la mortalidad de las hadas, ¿son mortales como los humanos o inmortales como los dioses? En este tema, salvo excepciones, parecen todos ponerse de acuerdo en afirmar que las hadas son mortales, pero eso sí, su vida es mucho más larga que la nuestra.
Recordemos que su tiempo no es el mismo que el nuestro, que un año en la vida de un hombre es un día en el mundo de las hadas. El tiempo, al transcurrir tan lento, hace que tarden mucho en envejecer y en morir. Esta lentitud del tiempo puede provocar la sensación de que no transcurre, de que no envejecen, y que no mueren. Pero no es cierto.  No hay que equiparar la muerte de las hadas con la de los humanos; las hadas simplemente desaparecen. Para que una Asrai muera, es suficiente con que le dé la luz del sol, que la disuelve en agua, y cuando el agua se seca desaparece. Para matar a una Dríade basta talar el árbol en el que ella vive, al matar el árbol muere con él su hada.

Hay personas que aseguran haber presenciado el funeral de un hada, una procesión de pequeñas criaturas llevando un cuerpo sobre un tálamo hecho de flores. Coincido con algunos autores en la opinión de que no es un funeral real, sino que sólo están jugando a imitar a los hombres. Dos pensamientos me llevan a opinar esto: uno, las hadas no ven la muerte como los hombres, no es algo doloroso, por lo que no tendría sentido verlas realizar algo serio como una procesión, más propio sería ver un baile como muestra de alegría por la muerte, no una procesión en silencio llevando un cuerpo; y dos, se sabe que muchas de las hadas desaparecen al morir, lo que no les permitiría llevar su cuerpo a ningún sitio. De nuevo mantengo que las hadas en realidad se estaban carcajeando de la seriedad humana y nada más divertido que imitarles. Casi me parece estar oyendo sus risas.

 

El mundo humano y el élfico se muestran completamente opuestos en en el pensamiento. Parece ser que en el mundo élfico no podemos hablar de un pensamiento construido como tal, sino que sólo podemos hablar de conductas, modos de actuar.

 

Según afirman las hadas no tienen alma, por lo que es más fácil de comprender que tengan una conducta tan diferente de la humana. Al parecer,  las hadas no tienen un alma individual, sino colectiva, lo que explicaría mucho de su forma de actuar. Explicaría su deseo de tener un alma el que en ocasiones se muestren traviesas o malas con el hombre, fruto de la envidia, o también el que anhelen por otro lado unirse a los hombres. El matrimonio con un hombre les daría un alma, por eso es tan terrible para la ley de las hadas el casarse con un hombre, porque se alejan del alma colectiva que las une a las demás.
En algunos relatos de matrimonio entre hada y mortal, el hada le pone como condición que jamás le diga lo que oye cuando pasa de nuevo por el sitio donde la recogió, que nunca le diga lo que están diciendo sus hermanas, porque entonces tendría que volver. Normalmente lo que suelen decir es “vuelve con los tuyos”, entre llantos. El dolor que sienten sus hermanas nos confirma la traición que supone para las hadas el que un hada se case con un mortal.

Hay un leyenda sobre las Gwragedd Annwn, que explica muy bien el pensamiento tan diferente del nuestro. En este cuento el padre de un hada le pone como condición al marido que no golpee jamás tres veces a su hija, porque con el tercer golpe regresará a su mundo. El hombre es bueno con su mujer, a la que adora, pero por incomprensión la golpea tres veces, y ésta desaparece. Analicemos este cuento.
Una de las veces que la golpea es en un bautizo. Los hombres están felices, las hadas lloran desconsoladas. Para las hadas bautizar es dar nombre al ser nuevo, separarlo de esa alma común que todas tienen, es individualizar, darle alma propia. Para ellas es una tragedia, porque bautizar es separar del origen común. También debemos recordar la importancia que tiene para las hadas el nombre, nunca debemos llamarlas por su nombre. En el cuento de la dona d’aigua el que el marido la llame por su propio nombre es motivo para que ella la abandone, la condición que le pone. Así, en un bautizo, la Gwraggedd Annwn llora desconsolada ante el estupor de su marido, y para que deje de llorar éste la golpea.
Otro de los golpes llega en una boda. Todos ríen felices, ella llora. La boda de nuevo conlleva la pérdida del alma común. Al casarse con un mortal las hadas se separan del alma común para adquirir alma humana. Es cierto que las hadas se casan buscando este alma, pero para las hadas hermanas es motivo de nuevo de tristeza infinita, de desgracia. En las Anjanas, por ejemplo, el mayor tabú que una Anjana puede infringir y por el que recibe el mayor castigo es casarse con un hombre. De nuevo los hombres ríen felices mientras la hadita lloraba, ante la incomprensión del marido que le da un nuevo golpe.
Y el tercer golpe, a ojos del marido, también es lógico. Están en un funeral, lloran todos ante la pérdida del familiar querido que nunca volverán a ver. El hada reía feliz. Para un hada la muerte es la vuelta a esa alma común, la vuelta a los orígenes, a la unión con el resto de sus hermanos. Ella reía feliz en medio del funeral. Ante la vergüenza que siente el marido por el comportamiento de su mujer la golpea por tercera vez.
Según esta explicación, si el entierro para las hadas es motivo de alegría, no me parece que fuera real el funeral protagonizado por las hadas. Sin duda nos estaban imitando.
En cuanto a su pensamiento, al carecer de alma, es mucho más simple que el nuestro. Como dije al principio de este punto, en estos seres apenas hay pensamiento, hay actuación de acuerdo con unas normas que ellas mismas se han puesto. Sobre si tienen o no lenguaje, parece evidente que comprenden el lenguaje humano, además del de los animales, aunque en la mayoría de los relatos se resalta lo poco que hablan con los humanos. En los relatos que narran cómo un mortal se ha enamorado de un hada, para atraerla hacia él, al hombre le basta con levantar la mano hacia ella, en señal de que ella le dé la mano, y su respuesta es aceptar dócilmente, atendiendo la demanda sin rechistar ni dar su aprobación. También son muchos los relatos en que un mortal mira durante muchos días a un hada, y la respuesta de ella es sólo una boba sonrisa mientras peina su cabello a la orilla de la playa o de un río. De las Gwragged Annwn se sabe que sólo saben contar hasta cinco, lo cual no nos dice mucho de la inteligencia de estos seres. Pero en esta simpleza de pensamiento hay mucha alegría. Si tuviera que definirlas diría que son alegres, traviesas, amantes de la vida, disfrutando de su tiempo dedicándose a bailar, cantar, jugar o trabajar, sin mayores preocupaciones ni planteamientos, lo cual es un poco envidiable.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s