MAGIA CON SAL



En muchas culturas la sal  se ha utilizado tradicionalmente para despejar y purificar la energía negativa.

Las campanas de las iglesias se ungían con sal y agua para bendecirlas y bautizarlas antes de implorar a Dios que dispersara los malos espíritus mediante el poder de su potente sonido. Durante la celebración del bautismo, se unge a los niños con sal para ahuyentar a los espíritus malignos.
Se cree que el uso prolífico de la sal entre los cristianos tiene su origen entre los romanos, que utilizaban esta sustancia para ahuyentar la negatividad.

 La costumbre de arrojar sal por encima del hombro izquierdo para prevenir la mala suerte es muy antigua. Se hace para inmovilizar los espíritus malignos que estaban aguardando el momento propicio para hacer alguna maldad.


USO DE LA SAL COMO PROTECCIÓN:




 Desde tiempos muy remotos, constituye un ingrediente indispensable para todo tipo de rituales. Los magos utilizaban sal para proteger sus herramientas, para deshacer maldiciones, para realizar una efectiva limpieza del espacio. Además de esas ventajas, existe otra fundamental: está al alcance de todos.

Limpieza de casas


Ponga la sal en un cuenco y sosténgalo mientras pide que el espíritu de la tierra bendiga la sal. Entre en la habitación que va a despejar y colóquese en el extremo situado más al Este. Arroje una pizca de sal en dicha esquina y diga:

Sal sagrada, sal de la tierra y del mar, despeja esta habitación para que seamos libres.Puede decir la oración que mejor se adapte a las necesidades de su espíritu. Deje que su corazón lo guíe en la elección de las oraciones.

Cuando haya arrojado sal en las cuatro esquinas de la habitación, colóquese en el centro de la misma y empiece a girar describiendo una espiral en el sentido de las agujas del reloj. Vierta un poquito de sal adicional en cualquier punto en el que la energía le parezca desagradable o densa o fría o estancada. 
Fíese de su intuición para determinar cuáles son estos puntos. Simplemente, abra el corazón y las emociones a cualquier información que parezca proceder de la habitación. 
Cuando finalice diga:


Madre Tierra que estás debajo de todos nosotros, escúchanos ahora, 

acude a nuestro llamado, entra en esta casa, en este lugar sagrado, sana a todo aquel que viva dentro de este espacio.

Cuando haya terminado la ceremonia puede aspirar la mayor parte de la sal.

No obstante, deje un poquito en las esquinas.

 

Contra la envidia

Si supone que está siendo víctima de la envidia ajena, lleve el siguiente ritual para liberarse de ella:

Cóloque una fotografía suya (preferentemente de cuerpo entero) sobre una superficie plana y limpia.Rodéela con un círculo de sal gruesa.

Déjela  una semana y diariamente agregue una pizca de sal al círculo. Mientras lo hace, concéntrese en la idea de alejar de usted la envidia.

Al cabo de ese tiempo, tire la sal a un desagüe y guarde la fotografía en la mesa de luz.

Sal anti-daños



Las agresiones energéticas que nos envían pueden ser neutralizadas de la siguiente manera:
Durante tres semanas consecutivas finalice su baño derramando sobre su espalda una jarra de agua fría, en la que habrá disuelto tres cucharadas de sal marina.

Antes de dejar su casa, tome una pizca del mismo tipo de sal con su mano izquierda y arrójela hacia atrás, sobre su hombro derecho.

Aleje a los malos espíritus

En el  transcurso de la tercera noche de Cuarto Menguante, limpie una mesa y coloque en su centro un espejo redondo.
Rodéelo con un círculo de sal fina.
Espolvoree sobre él tres pizcas de sal.
Rodee el círculo con tres velas blancas, de manera que éstas formen la figura de un triángulo.
Arroje sobre cada una de las velas una pizca de sal y enciéndalas.

Contra el mal de ojo

Decaimiento y nerviosismo sin causa aparente pueden muy bien ser efectos de haber sido “ojeado”. En este caso, lleve a cabo este ritual con sal:

Durante tres días ponga un vaso de agua con unos gramos de sal gruesa en su mesa de luz y cámbielo diariamente.Trace debajo de su cama una cruz de sal gruesa y, cuando haya transcurrido los tres días, arroje la sal a la basura.


Baños de descarga

Baño blanco con sal.
 

¿Su energía está en baja? ¿Las malas vibraciones de las personas que lo rodean lo afectan? ¿Cree que es víctima de un daño?  Todo lo que debe hacer para cambiar la energía es agregar sal al agua de su baño. 
Esto crea un cambio alquímico –se convierte un elemento sólido (la sal) en líquido.
Báñese en esta mezcla para crear un cambio similar en usted. 
Visualice sus deudas, preocupaciones, enfermedades (si las hubiera) y las energías negativas que lo afectan. 
Vea cómo esos males abandonan su cuerpo y quedan en el agua donde son neutralizados.
Si prefiere ducharse, utilice una pequeña cantidad de sal gruesa en un recipiente y una esponja.
 Embeba la esponja en agua, sumérjala luego en el recipiente con sal y después frote su cuerpo.
Termine el baño de la manera habitual, con agua y no es necesario ya el jabón.

Un consejo: Realice este ritual durante el Cuarto Menguante o la Luna Nueva, porque estas fases potencian los ritos de defensa y barrera.

10 “Sazonamientos” de alto poder



Son los preparados que combinan diferentes ingredientes y que se utilizan para condimentar una comida, con un fin mágico.
 Por lo general, se realizan a base de hierbas y especias. Además de los alimentos, estas mezclas pueden “sazonar” un ritual (se puede rociar el sazonamiento sobre velas, altares, talismanes, etc., para reforzar su poder y dirigir la energía hacia el objetivo del oficiante).
 Recuerde que puede emplearlos tanto para condimentar los alimentos como los objetos que utiliza en sus prácticas mágicas.

Deseo sexual: Almendras y nueces con sal.
Prosperidad y abundancia: Semillas de sésamo, sal fina, pimienta.
Protección personal: Ajo molido, sal fina, comino.
Poderes mentales: Semillas de mostaza, sal gruesa, cáscara de limón.
Energías física: Semillas de anís, romero, sal fina.
Contra la envidia: Sal gruesa, hojas de puerro, rábano picado.
Purificación: Laurel, sal fina, pimienta en grano.
Exorcismo: Cebolla picada, sal fina, hojas de albahaca.
Amor: Aceite de oliva, sal, albahaca.
Neutralización de daños: Hojas de estragón, pimienta negra en grano, sal gruesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s