Druidas y Druidesas

Las personas con dones o virtudes psíquicas, intuitivas, los visionarios, los sanadores, eran muy respetados y admirados por el pueblo a lo largo de la cultura celta. Lejos de tacharlos de oscurantismo y brujería estas personas formaban parte de una casta social de élite: los Druidas. Dríades o Druidesas, en femenino. Era un oficio con muchos años de trabajo a cuestas como iremos viendo. Eran magos, sacerdotes, maestros y astrónomos. Hombres y mujeres. Se casaban y tenían hijos si querían. Tenían la misma importancia que los reyes y tenían la palabra antes que ellos por ser los ancianos Sabios. Participaban en los asuntos políticos, sociales y religiosos.  Salvaguardaban y guiaban a su pueblo.

Druida significa conocedor del robleDerb-dru, son raíces célticas. Los árboles eran sagrados. El roble fue el pilar de esa gran religión naturalista que se fue desarrollando desde la Edad del Hierro hasta la Edad Media.  Carballo y Carbajo significan roble. De ahí que hay numerosos pueblos con ese nombre en Galicia, Portugal y Extremadura.  Carbayu en Asturias. Caiga en Cantabria. Robleda, Robledo y Robledal en Castilla. Escogían espesos robledales como panteones sagrados para impartir sus lecciones. Eran profundos observadores y protectores de la Naturaleza. Suetonio la denominó religión druida.

https://vardablog.files.wordpress.com/2016/05/74d3f-robleelroblero.jpg?w=714

                                                        El roble de Cobos de Cerrato que dió consuelo al Roblero.

Para comprender a las Druidesas hemos de situarnos en la Europa precristiana o celta, y lo primero que tengo que hacer es mencionar la situación de la mujer, es decir, de la mitad de la población.

La mujer celta era independiente, tenía bienes, acceso a la herencia, escogía esposo, podía disolver el matrimonio, no se hacia responsable de las deudas del esposo, podía ser embajadora, jueza, sacerdotisa, maestra, acceder a la casta guerrera, ser reina,  alguna fue venerada y apreciada entre su gente como semi-diosa o hada, y más de una fue temida como maestras de la lucha, etc. La naturaleza de la mujer era respetada y valorada en todas sus formas de manifestación así como sus inquietudes y su carácter. La mujer componía la base de la tribu: la madre, la compañera, la trabajadora, la anciana sabia. En la Península Ibérica celta, también como nos lodejó escrito Estrabón en su libro Geografía III, lo llamaba ginecocracia.

Lo corroboro con la experiencia personal de ver en mi tierra paterna, Galicia, una diferencia eco de un pasado, sustancialmente rica e independiente en las mujeres. Tengo amigos vascos que me cuentan que han crecido en el seno de una sociedad matriarcal donde las mujeres tienen fuerte carácter, emprendedoras, trabajadoras y protectoras de sus hogares.

El geógrafo Estrabón escribió de las mujeres del norte de la Península Ibérica que tienen tanto valor y tanta fuerza como los hombres, y las comparaba a las mujeres  del Imperio Escita (comprendido entre el rio Danubio y el mar Muerto a. C.) que también eran guerreras.

Por poner unos ejemplos de Druidesas, Pomponio Mela (siglo I d.C.) en su libro De Chrorografhia que habla sobre lugares del mundo, escribió que en la desembocadura del rio Sena (Alta Normandía), a orillas del canal de La Mancha, había una Comunidad de Sacerdotisas formada por nueve sacerdotisas vírgenes especializadas en profetizar el futuro y realizar curaciones mágicas.

Estrabón escribió que las Sacerdotisas galas eran muy independientes de sus esposos. Los romanos llamaban galos a los celtas.

Ecos de cultos druídicos femeninos aún están presentes por ejemplo, en los ritos realizados por las monjas del monasterio católico de Kildare, Irlanda, donde mantienen un Fuego perpetuo en honor a Santa Brígida, santa cristiana del siglo V d.C., druidesa q se pasó al cristianismo y sucesora del culto a la diosa indoeuropea Brigit. Solamente en Irlanda la cultura celta ha perdurado hasta el siglo V d. C., donde los primeros monasterios cristianos eran de hombres y mujeres y podían tener hijos. En aquellos tiempos las mujeres oficiaban misa. Hay que agradcerles que lo escribían todo.

San Patricio, misionero cristiano en Irlanda, en torno al 450 d.C. amenazó a los reyes de que no debían aceptar consejos de Druidas, fueran hombres o mujeres. Pidió a su dios cristiano que le protegiera de las mujeres Druidas.

Para el siglo X las mujeres europeas habíamos perdido todos los derechos.

Los teólogos y los misioneros cristianos degradaron el concepto de la Druidesa a la mala imagen de bruja, hechicera, hacedora de pócimas y encantamientos. Pero no solo de la Druidesa, sino de las libertades de la mujer, y he de suponer que por miedos o por conveniencias es por lo que así se ha mantenido durante siglos.

El Oficio de los Druidas:

Obediencia a dios, ética, prudencia, y servicio a su pueblo.

Salvaguardaban el Calendario. Este calendario es lunar y de carácter agrícola, por eso las celebraciones y rituales se hacían a partir de la caída del sol y era costumbre hacerlas ante todo el poblado reunido, y servía para guiar al pueblo en las labores agrícolas y ganaderas entre otras cosas.

Tenían la comprensión de que vivimos al son de los ciclos de la tierra bajo su luz y temperatura, con un sentimiento acorde, y nos alimentamos de lo que nos produce en cada estación, para estar en equilibrio,  saludables.

Celebraban las estaciones del año: las Cuatro Fiestas Solares:

 Yule o solsticio de invierno, la navidad, el nacimiento de la luz del sol tras la noche más larga del año. Ostara o equinoccio de primavera: el inicio de las actividades y los rituales de fertilidad con la tierra creciente. Litha o solsticio de verano: el día más largo del año, el triunfo de la luz homenajeado con las hogueras por las que pasa la gente y los animales a purificarse y coger fuerzas para trabajar. Mabhon o equinoccio de otoño: dura igual el día y la noche, comienza el envejecimiento de la Naturaleza.

Y las Cuatro Fiestas relacionadas con los Ciclos de la Vida:

El Samahin: 31 de octubre,  el reencuentro en el interior, el fin del ciclo de la vida, y el año nuevo celta, se apagan todos los fuegos y el sacerdote prendía el fuego nuevo, finalizados los trabajos del campo comienza la temporada de reposo. Imbolc o Fiesta de las Luces: 1 de febrero, los albores de la primavera, bendecían las semillas. Beltane o Fuego del Sol: 1 de mayo, la fertilidad máxima de la tierra. Lugnhnasadh: 1 de agosto, la cosecha.

El Estamento Druídico:

Su educación daba comienzo en los albores de la adolescencia y duraba unos 20 años. Impartían sus clases en los nemetons o arboledas sagradadas según Plinio. Los estudiantes a través de la enseñanza y de distintas pruebas iba descubriendo su ser interior, comprendiendo que es parte de dios y que está unido a todo lo que le rodea. Ejercitaban algún tipo de meditación, quizá en ocasiones especiales ayudados por alucinógenos, para ascender su alma hasta la unión con dios en una mística experiencia de comunión e iluminación.

Bardos: con túnica azul. Awen es la inspiración. Observando la belleza de la Naturaleza captaban el awen para vivir en armonía con lo que les rodea, para crear la música, la poesía, los cuentos. Trabajaban las artes, la interpretación de los sueños, el sentimiento de las fuerzas de la Naturaleza. En las reuniones populares los bardos llenaban el ambiente según los rituales y los días de fiesta, inspirando y motivando a las gentes con su música, poesía y cantos.

Vates: con túnica roja. Manejan sus propias fuerzas interiores. Sanadores. Videntes. Dominan las mancias y el arte de la invocación a los elementos, al dios y la diosa.

Druidas: Los Maestros, los Ancianos Sabios, los Oficiadores, Sacerdotes, Magos, Sanadores. Con túnica blanca como símbolo de la verdad, eran la sabiduría y el juicio personificado, oficiaban los rituales públicos y los privados, intervenían en las disputas, juicios y herencias. Eran tan respetados que nadie les atacaba fuera de su territorio. Decía Julio Cesar que si uno cruzaba en medio de un campo de batalla, se interrumpía la batalla. Estrabón nos habla de sus áureos collares y brazaletes así como de sus brocados de escarlata y oro. Había un Jefe Druida. En su gran bastón de roble llevaban tallado el conocimiento en caracteres rúnicos.

Una vida entera en contacto total con la Naturaleza les permitió a estos hombres y mujeres conocer a fondo cada aspecto de ella y del hombre, de las plantas y los árboles, de los animales y aves, las facultades medicinales de las plantas, los poderes de los alimentos, los astros del firmamento y su influencia en el hombre, en la agricultura y en los animales.

Horóscopo celta: Llegaron a elaborar un método para conocer mejor el talante de las personas. Un método basado en la relación entre la posición de los astros en el firmamento y las características de los árboles en ese momento en el que viene al mundo la persona.

Jueces: De la observación del equilibrio que reina en la Naturaleza, surge un concepto de juicio en el que buscaban el balance del asunto en cuestión.

Maestros: Por el gran conocimiento intelectual y espiritual que poseían, así como el gran valor que demostraban en las más adversas situaciones, las familias les confiaban la educación de sus niños, sobre todo la aristocracia.

El muérdago era otro elemento sagrado para ellos. Crece principalmente sobre la corteza del roble. Es bueno para la fertilidad, también es alucinógeno. Lo usaban como talismán protector. Lo recogían con una hoz de oro y de un solo tajo mientras otros sujetaban un lienzo o bandeja de plata donde iba cayendo.

Eran Hechiceros o Magos, conocedores de las mancias, y de la adivinación por la comprensión del vuelo de las aves, las nubes, el fuego en la hoguera, las entrañas o la sangre del animal sacrificado.

Sanaban y curaban a los enfermos con el uso interno y externo de las plantas y los árboles medicinales (la actual Fitoterapia), de la orina (actual Urinoterapia) y de las piedras.

Sus templos y altares estaban ocultos en el bosque o en la montaña, desde donde poder observar el pueblo y el firmamento. Decían que un templo se sustenta sobre dos columnas, la del hombre y la de la mujer, por igual. Desde sencillos dólmenes, hasta catedrales-observatorio sin techo para observar el firmamento, de planta circular, construidos en piedra, como la gran Stonehenge en Inglaterra, Newgrange en Irlanda, los toros de Guisando de España, el observatorio  celta astronómico de Vigo, Carnac en la Bretaña francesa, etc… Como reconocían los poderes curativos, energizantes, o místicos que  hay presentes en ciertos lugares de la Naturaleza, una fuente, una cueva, eran por sí mismos un lugar sagrado o mágico donde hacían los rituales. 

Enseñaban que las almas no mueren y tendrán su recompensa, que las almas pasan a otro cuerpo y que hay un solo dios. Consideraban que la parte más importante y venerable de un hombre es su cabeza. Así conservaban el cráneo de un gran adversario caído en una batalla.

Cuando un gran Druida moría se le hacía monumento funerario.

La Enseñanza era oral y práctica, pues consideraban que el conocimiento es sagrado y los hombres no deben escribirlo para evitar su manipulación, sino sentirlo y desarrollarlo. Mucho saber se perdió pero como pienso que es patrimonio de la humanidad, por cualquier lado vuelve a resurgir. Ahí pongo por ejemplo la Medicina Natural, la meditacion, tantas fórmulas de Sanación, la Astronomía, la Astrología, la Fitoterapia, etc. Hago una mención especial a la curandera y vidente Virginia de Mostoles y a Trini, huesera de Arévalo y ayudante del medico hasta que este murió, que en paz descansan las dos.

La reunión anual:  Julio César escribió en su libro La guerra de las Galias, que una vez al año se reunían en el drunemeton de los Carnutes, actual catedral gótica de Chartres, Francia, en la que se evoca el laberinto de robles donde los Druidas impartían el doctorado. Para la elección del Druida-mor, el Samhain, o el solsticio de verano.

Decía Julio César que nunca se cortaban la barba. Y que echaban cosas asquerosas a la olla o caldero, que hacían fuertes a los hombres.

Un tocado de laureles  sobre la cabeza o un gorro cónico los representaba, asi podéis verlos en el caldero de Arcóbriga (Monreal de Ariza, Zaragoza), y en Numancia (Soria).

De sus cuellos colgaba un triskel.

Los griegos los compararon con los brahmanes del induísmo, y con los magos persas. Hipólito de Roma los comparó con los filósofos griegos, con los cuales mantubieron muy buenas relaciones.

Duidas y Druidesas de la historia: Ram, Cathbad, Mog Ruith, las Gallisenas, Boudica (reina y también sacerdotisa de la diosa Andrasta o de la Victoria), Veleda, las Bandruids (así llamadas en Irlanda y Britania), Camma (casada con Sinatos), Eponia (casada con Julio Sabino), Panoramix, Brigit (antes que monja fue una Bandruid), Bodmall, Fidelma, Sin (la amante del rey Muirchertath), Biorg (madre de dos hijos), Diviciaco (Julio César le nombró su consejero para ayudarse de su oráculo), Morgana, Merlín…

Matanza de Julio César. Tenían tanto poder y juicio que los temían los emperadores romanos. Su ciencia y filosofía contradecían peligrosamente la ortodoxia romana. Eran la clase Intelectual y Espiritual de nuestra civilización.  Para nosotros la propiedad era colectiva, para Roma era privada y patriarcal. Las mujeres eran social, sacerdotal y políticamente activas, y para los romanos la mujer solo era portadora de placer y de niños. Cuidábamos de la Naturaleza, y los romanos no cuidaban de ella para beneficio de las generaciones futuras. Etc.

Los ataques contra los Druidas fueron escalonados. Primero les prohibieron obtener la ciudadanía romana, después practicar sus actividades, llegando a prohibir su sacerdocio. Finalmente, en una traición, gran número de ellos fueron asesinados y quemados vivos en una reunión en la que trataban sobre el peligro que corrían.

Algunos salvaron su vida y transmitieron camuflada su espiritualidad “convirtiéndose” al cristianismo para seguir con su vida mística e intelectual. Derivaron en monjes, monjas  y  en Templarios.

En torno al siglo IV d.C. comenzaban a organizarse las religiones cristianas, los primeros ideólogos eran judíos y tomaron como base sus tradiciones judías. Empezaron a inventar nuevas fórmulas para atrapar la espiritualidad de las gentes, captar la atención hacia nuevos rituales que eclipsaran a La Tradición (a la que llamaron paganismo). El éxito de su expansión se obtendría introduciéndose en la mente modificando las creencias de algunos emperadores romanos.


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Nota:

Un nuevo poder teológico con mucho futuro se estaba organizando:

Un gran reto  para el naciente cristianismo en el Imperio romano fue convencer a los fieles del mitraísmo para llevárselos a sus filas. El pueblo romano era practicante desde el 62 a. C. hasta el siglo IV, del culto de origen persa que adoraba al niño Mitra, el Salvador, el hijo de dios, nacido de una virgen el 25 de diciembre, tenía el ritual de eucaristía, la comunión del pan y el vino, la semana santa, etc…)

Cuando se conoce la historia que no se nos ha facilitado, vemos que el catolicismo no tiene nada de nuevo ni de original, es una amalgama de santos y fiestas para ocultar la tradición y lo sagrado (pagamismo), con tradiciones judías y mitraicas.  Por supuesto no habría llegado hasta donde llegó de no haber sido por el ejercicio de la ignorancia y el terror, dirigido por el afán de dominar y reducir.

Su expansión siguió en la Edad Media unida a los reyes, educando a los infantes en que tenían permiso de dios para dominar a su pueblo que es ignorante, y con su particular caza de brujas y brujos (druidas, parteras, sanadores, mujeres que se sentían libres como los hombres,…) y de herejes varios, desnaturalizando el concepto de la castidad, despreciando la naturaleza humana, descuidando la flora y fauna de la Naturaleza, imponiendo en la Europa libre el machismo, la tortura al que no se sumaba al cristianismo y al noble, confundiendo a las gentes con falsas supersticiones, coacción de las libertades, las ambiciones, el servilismo, el miedo, las guerras “santas”, …

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

En el siglo XVI comenzó un resurgir del druidismo en Inglaterra, Francia, Bélgica, … creándose organizaciones. Unas continúan hoy en día. Alguna es de creación más reciente. Englobadas bajo el término Neodruidismo están acivas en España, Reino Unido, Francia, Alemania, y Latinoamérica,  Canadá, y EEUU por el número de emigrantes europeos allí afincados. Están fundamentadas en  el respeto por la Naturaleza. Gozan del apoyo de mas amigos de la Naturaleza como son Greenpeace, Ecologistas en acción, ….

Además en el norte de España, especialmente en Galicia, Asturias, León, Cantabria,  hay asociaciones para mantener viva la Tradición, que iba y va ligada al folclore, fiestas gastronónicas, romerías, rituales, música…

Desde el 2 de octubre de 2010 el Druidismo es considerado en Reino Unido como la misma categoría que goza una gran religión.

El ser humano tiende a imponer su poder y las creencias usando la fuerza sobre los demás, bien por ignorancia o por ambición desmedida, ha provocado guerras y destrucción, tanto del patrimonio cultural como del individuo en si, además de la creación de  barreras y tabúes en el desarrollo anímico de cada uno. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s