Archivos

HADA DE LA PRIMAVERA

Imagen relacionada

Con el florecer de los cerezos, empieza la estación más dulce del año. La que prefieren las Hadas, la que entibia el aire y calienta la tierra, la que permite que todo en la Naturaleza se renueve, germine, nazca…

En primavera, las hadas de las flores actúan siguiendo el ritmo de la naturaleza.

No necesitan saber las fechas del calendario, pero a partir del 20 de marzo, cuando los días son ya más largos, las flores empiezan a brotar y abrirse de par en par, asistidas por sus hadas cuidadoras que les transmiten su fuerza y alegría.

La primera en aparecer es el hada del tulipán, que con delicadeza despierta los pequeños bulbos, animándolos a asomar sus cabecitas. De este modo cuando los primeros tulipanes emergen, las Hadas se dan cuenta de que la primavera ha llegado. A continuación, cada hada va desperezándose junto con su flor respectiva; el zuzón, la margarita, la beca bunga, la prímula, celidonia, el diente de león, la ortiga o el narciso trompón.

Todas las hadas se disponen a celebrar con gran júbilo el estallido multicolor de la primavera, en la víspera del 11 de mayo.

Resultado de imagen de hadas de la primavera

Las Hadas se ponen sus mejores vestidos, que adornan con flores, hojas y ramitas. Entonces, buscan un claro del bosque, bien luminoso, y agasajan con coronas y guirnaldas, al Hada del tulipán.

Este hada es la encargada de presidir la festividad, situada en el centro de un amplio círculo, en cuyo interior se depositan miles de pétalos que forman un tapiz en el suelo. Elfos, gnomos y duendecillos acuden prestos para participar en la celebración con sus brincos y atrevidas cabriolas, que llegan a alcanzar hasta las copas más altas de los árboles.

Al mismo tiempo, las hadas ejecutan su armoniosa y resplandeciente danza, en la que se cogen de las manos y giran sin cesar alrededor del Hada del Tulipán, símbolo inaugural y vigoroso de la naturaleza creciente. Mientras, un virtuoso coro de petirrojos y abadejos, revoloteando en el aire, entona una alegre y vigorosa canción. Les acompañan el suave arrullo de las hojas de los árboles y el tranquilizador rumor de la brisa de primavera.

Seguramente, de esta ceremonia feérica deriva la tradicional fiesta de la flor de mayo que se celebra particularmente en Irlanda. En esta fiesta, la gente danza alrededor de un mástil o de un poste, para conmemorar la llegada de la primavera.

Resultado de imagen de hadas de la primavera

Dentro del cáliz del tulipán reside una hermosa hada de flor. Este bello ser despierta la confianza y ayuda a clarificar las facultades mentales.

Estas hadas de flores pueden estimular una mayor visión, y guardan el conocimiento del significado oculto de los acontecimientos.

El tulipán va asociado al amor. Tiene forma de cáliz, y su hada te invita a beber de esta copa amorosa, para sentir las bendiciones de la naturaleza.
 
Te ayudará a ver el verdadero significado de las cosas, su importancia, y a las personas que son realmente importantes en tu vida. Este hada también te protege contra la mala suerte.

 LA PRIMAVERA HA LLEGADO

 



   BRANWEN

HADA DE LA PRIMAVERA

Debido a su juventud y hermosura, los antiguos celtas consideraban a Branwen, hija del Dios de las aguas Manannan y esposa del legendario rey irlandés Mathowch, el símbolo de la primavera repleta de vida y color.

En la mitología celta, Branwen es una de las tres matriarcas de Bretaña y Diosa del renacimiento y de la regeneración. Por ello, uno de sus atributos es el caldero, que, al igual que el Grial, contiene la esencia misma del despertar y la vida.

El hermano de Branwen es Bran, Dios del sol y Señor de la profecía y las artes, así como de las batallas. Branwen se enfrenta a Caillech, la Reina del invierno, en el festival de Beltaine (uno de mayo), que da la bienvenida a la primavera. En la contienda sale vencedora Branwen, que, sentada en su trono de flores, pasa a presidir el ritual en que se encienden hogueras coronadas con largas pértigas, símbolos de los robles sagrados.

Dado que la primavera se ha interpretado, tradicionalmente, como la metáfora del despertar de la pasión amorosa, hay quien compara Branwen con la Diosa griega Afrodita (Venus para los romanos), Diosa del amor. Lo cierto es que los jóvenes enamorados acuden a ambas diosas para rendirles culto y recibir sus dones. Afrodita, al igual que Branwen, regia también la fiesta de la primavera, que en la antigua Grecia se celebraba el uno de abril. En este festival, no solo se celebraba la gracia y la hermosura de la naturaleza, sino también el amor imperecedero y el deseo amoroso, que, según se creía, rebrotaba con fuerza en esta estación del año. Por su identificación con la Diosa grecorromana, Branwen se conoce también con el nombre de ” Venus de los mares y de las tierra del norte”.

En algunas culturas, la reina de la primavera se considera el heraldo del Dios del sol, al que precede o sigue en su aparición. Según una antigua leyenda, equivalente a la de la Diosa griega Afrodita, Branwen surgió de las aguas del mar, alumbrado por los rayos del sol. Los colores que se atribuyen a Branwen son el rosa, verde y el azul celeste y las piedras preciosas, el aguamarina y la turquesa, Branwen es, además, un símbolo claramente femenino y se erige en guardiana de la fecundidad.

.

Resultado de imagen de hadas de la primavera

Después de dejar atrás el invierno donde está todo seco y amarillento, llegan las Hadas de la Primavera

y con su magia esparce sus semillas por todas partes para que los jardines,

prados y paisajes se llenen de lindas flores de radiantes colores.

Durante muchos meses las hadas esperan la llegada de la primavera.

Ellas que lo saben todo tambien saben el día exacto en que brotan las primeras flores del cerezo

–   Pero prefiere mantenerolo en secreto   –

¡¡¡ Es tan bonito despertarte un día en medio de una nube de pétalos color de rosa !!!

Con el florecer de los cerezos empieza la estación más dulce del año.

La prefieren las Hadas la que entibia el aire y caliente la tierra

la que permite que todo en la naturaleza se renueve y germine.

Las pequeñas haditas esperan impacientes que se produzca el milagro que convertirá una preciosa flor en una jugosa cereza.

.

Las verdaderas reinas de l a primavera son las flores, que adornan los valles con sus colores y traen la paz al lugar con sus aromas.

Para las hadas chiquitas las flores son su casa, escondiéndose para jugar entre las hojas de una campanilla o bajo las hojas de los abedules. En ellas duermen y con ellas juegan.

Las hadas, como todos los seres de la naturaleza, conocen los poderes mágicos de las plantas, que utilizan para sus brebajes.

Existen muchas Hadas Florales con tareas muy diversas, y miles de formas y de tamaños. Hay Gnomos que trabajan la tierra, y Elfos que se dedican especialmente a crear colores brillantes y delicados. Otras Hadas permiten a las flores emitir sus fragancias, mientras que otras trabajan para asegurar la salud de la raíz, el tallo y la hoja, para que los nutrientes sean transportados y la planta se pueda prolongar.

Resultado de imagen de hadas de la primavera

Cuando la flor muere, su energía regresa a la tierra hasta que vuelve la hora de crecer al llegar otra vez la primavera.

Las hadas de las flores perennes se retiran en la planta durmiente y la nutren hasta que regresa el momento del crecimiento.

 Todas las flores poseen una fuerte vibración, y esto también se aplica a las flores cortadas, pues si las ponemos en agua siguen vivas y las hadas continúan activas, generando la emisión de aromas.

Es mejor tenerlas en macetas, pues ahí moran las hadas, no guardes nunca flores muertas en casa, pues en lugar de proporcionarte energía e inspiración harán el efecto contrario.

Las flores se suelen regalar porque son dones que las hadas nos hacen a nosotros. Estas hadas son las más gentiles, dulces y generosas de todas, y te las puedes encontrar en cualquier seto o jardín.

.

Y LLEGÓ LA PRIMAVERA

 

Imagen relacionada

Anuncios

Duendes y Hadas: Habetrot

 

 

A diferencia de la mayoría de las hadas, Habetrot es un hada viejecita, de pelo canoso y desaliñado, de labio largo y deforme y nariz prominente. No penséis por su descripción que se trata de una bruja, basta oírla para saber que estamos ante una de las hadas más tiernas y bondadosas con el ser humano.

Creo que nos sorprendería si pudiéramos ver el mundo que las hadas han creado bajo tierra, porque es allí, en el interior de una cueva, donde Habetrot tiene montada una hilandería junto con otras viejecitas. Al mando de todas ellas se encuentra Habetrot, la hada protectora de la hilandería. Hace años que dedican sus horas a este arte manual y por eso tienen algunos defectos. Algunas tienen el labio deforme, como la vieja Habetrot, de tanto lamer la hebra para hilar; otras los dedos torcidos, los pies enormes de pisar la rueca o el pulgar achatado. El hombre se cree muy moderno porque descubrió el trabajo en cadena, pero ¿se imaginan hace cuánto tiempo que funciona esta hilandería con esta técnica?

Resultado de imagen de Habetrot

El mérito de esta hilandería, aparte de la calidad de su trabajo, es que dedican parte de su tiempo a ayudar a los mortales, sobre todo a las doncellas torpes con la rueca que no quieren hilar. Antes las madres se empeñaban en enseñar a las hijas a hilar, cocinar y otros trabajos “supuestamente” femeninos. Por aquellos tiempos nuestras hilanderas no daban abasto, ante el agobio de las hijas. Supongo que ahora, con el cambio de la mujer en la sociedad, tendrán menos trabajo, porque ya ninguna joven se molesta en aprender a coser, tejer o hilar. Ahora compras la ropa hecha y si tu marido te pide que le cosas un botón le convences de que no eres su criada. ¡Cómo han cambiado los tiempos, Dios mío! La mayoría de los relatos sobre nuestras amigas se escribieron mucho antes de que la mujer supiera lo que es la “buena” vida moderna, es decir, hacer las mismas cosas que antes en la casa pero trabajando en la calle.

Pues bien, cuando antaño las madres se empeñaban en que sus hijas aprendieran y éstas demostraban ser unas inútiles, las jóvenes invocaban a esta hada para que viniera en su ayuda. Por si alguna joven está leyendo esto y necesita de su ayuda, que sepa que los mejores días para invocarla son los 14 y 21 de cada mes, cuando sale a la superficie. Para ello deberás sentarte sobre una piedra agujereada, pronunciar su nombre, Habetrot, y pronto aparecerá esta hada a preguntarte por qué la necesitas.

Dicen que esta hada otorga dos virtudes, la paciencia en el trabajo artesanal y precisión en la labor. Cuando concede estas virtudes a una joven y ésta es tan torpe que ni así aprende, se rinde, coge las madejas de lino y las lleva a su cueva, donde las viejas hilanderas trabajan para ella.

Resultado de imagen de Habetrot

En todos los cuentos en los que interviene Habetrot hay siempre un punto en común, una joven doncella que no sabe hilar y necesita esta cualidad para casarse. Me he preguntado leyendo estos relatos por qué precisamente ayudan a las jóvenes casaderas. Creo que el motivo es que las hilanderas de Habetrot son viejecitas que no encontraron de jóvenes maridos por no saber hilar, con el tiempo aprendieron y ahora se dedican a ayudar a jovencitas en su situación. Ésta es una teoría mía sin fundamento, pero no me parece tan descabellada.

Entre los relatos que hablan de hilanderas que ayudan a jovencitas, los hermanos Grimm escribieron uno, Las tres hilanderas. Recordemos el cuento de Grim, y como siempre, aconsejo leer al maestro.

Donde habitan las hadas

 

Resultado de imagen de donde habitan las hadas

Las hadas residen, habitualmente, en los bosques frondosos, porque es allí donde se ven rodeadas de todas esas flores silvestres tan llamativas y coloridas que tanto les alegran y les atraen. Pero no es este el único sitio donde las hadas pueden establecer su residencia, puesto que se dice que alrededor nuestra, en nuestros hogares, las hadas pueden estar, también, haciéndonos nuestras vidas más llevaderas, gracias a la energía positiva que nos facilitan, y que nosotros canalizamos y exteriorizamos a los demás. Además, las hadas, en cierta manera, se podría decir, que se encuentran en todos los ambientes y lo controlan todo, hasta los elementos, que van desde los más complejos hasta los más sencillos como son el aire, el fuego, el agua y la tierra.

2wmzzt5.gif hadas image by pholl_2008

 

Se podría decir que en todos nuestros hogares hay hadas, aunque nosotros, los mayores no las podamos ver; su presencia es notable, sobretodo por los niños pequeños que tengan fe, y que crean en ellas.

Si tenemos jardín en nuestras casas, es muy probable que en ellos, haya hadas también y la probabilidad se hará más creciente si tenemos flores y árboles. De todas formas, si creemos que en ellos no las hay, podremos atraerlas colocando casas de pájaros y bebederos en los árboles, además de flores que atraigan a las mariposas como el crisantemo, el tomillo, las rosas, el jazmín y la petunia entre otros.

Las Rosas Son el centro de atención para ellas, y si se realiza una pócima con veintiún pétalos metiéndolos en una olla cobriza cerrada, ésta dará resulta

 

Resultado de imagen de rosas de las hadas

 

Tomillo.

Si se recoge tomillo cerca de una colina donde se rumoree que haya hadas, y se hace una bebida con él, se dice que podremos verlas.

Árboles.

Los árboles son sagrados y venerados por las hadas, sobretodo si se trata de robles envejecidos, avellanos y manzanos.

En la época invernal, las hadas duermen al igual que los animales y las plantas, por eso será difícil que notemos su presencia, aunque esto se podrá remediar si tenemos en nuestros jardines fuentes con estatuas de hadas y duendes en las que corra el agua en forma de cascadas.

Hay que contar con el hecho de que si estos “personajillos” no quieren ser vistos, nada podremos hacer al respecto. Con todo ello, el mejor momento para notar su presencia, será en los días de luna llena, buscando en las grietas profundas de las piedras y en los agujeros cercanos al agua del mar o de un río.

 

Resultado de imagen de donde habitan las hadas

 

Pero, las flores y los árboles no les sirven sólo a estos “personajillos” como hogares sino que, para ellas, la flora en general, pueden hacer las veces de:

Sombreritos o guantes.

Para recubrirse las “cabecitas” o sus “manecillas”. Normalmente suelen utilizar una flor a medida, que por lo general es de reducido tamaño, y que se llama “El digital”; esta flor comúnmente es conocida con el nombre de “dedal de duende”.

Poción mágica

Si comes un cierto número de Primulas es seguro que podrás ver hadas, puesto que se dice que esta flor tiene el don de hacer visible lo invisible. Así mismo, si tocas una roca que sea pertenencia de hadas, con un ramillete de esta flor en tus manos, podrás encontrar el camino para llegar hasta el mundo de las hadas.

Imagen relacionada


Caballos.

Se ha afirmado en multitud de ocasiones que La Hierba Cana y el Ballico sirven como transporte para estos seres tan minúsculos en tamaño y grandes en poder.

Embrujos

Para desarrollar embrujos y hechizos, las hadas emplean las Campánulas, conocidas en Escocia por su relación con la muerte. Así, que si te topas con un monte de Campánulas, vete inmediatamente porque es el lugar escogido por las hadas para realizar sus encantamientos; la única manera de romper éstos, es con tréboles de cuatro hojas.

Resultado de imagen de embrujos de las hadas

Hada madrina. Un tipo de hada especial

Resultado de imagen de Hada madrina. Un tipo de hada especial

Seguro que durante tu infancia soñaste alguna vez que tenías un hada madrina que venía a ayudarte y te proporcionaba la solución para salir de cualquier contrariedad o pequeño problema que tuvieras en esa etapa de tu vida. El hada madrina es un tipo de hada especial que tiene un fuerte arraigo en el imaginario colectivo de las sociedades occidentales. Desde los cuentos más antiguos hasta nuestros días, ha perdurado como un elemento tierno y positivo del universo mágico. Acompáñanos a saber más sobre la figura del Hada Madrina.

Hada madrina: un tipo de hada especial

Las hadas son un elemento que pertenecen al reino de la fantasía. Son seres sutiles, que vuelan gracias a unas diminutas alas y tienen prácticamente siempre la figura de una pálida y bella mujer. Las encontramos en la mitología y las leyendas de los pueblos desde la antigüedad. Se las suele vincular a bosques, cursos de agua, lagos o fuentes y, en general, a todo lo que tiene que ver con la naturaleza de la que son protectoras. Sus conocimientos abarcan las plantas y todo tipo de conjuros y en muchas tradiciones se considera que tienen poderes psíquicos y mágicos con los que pueden hacer felices a los seres humanos. Aunque existen hadas que llevan a cabo malas acciones, esto suele ocurrir en general por desconocimiento, ignorancia o porque alguien las ha ofendido. Existen muchos tipos de hadas; las ninfas, las náyades, las nereidas… , pero en esta ocasión queremos centrarnos en una tipo de hada especial: el hada madrina.

Hada madrina. Un tipo de hada especial

Un hada madrina es la protectora del héroe de un cuento. Su cometido viene inspirado por la figura de los padrinos y madrinas, que en la cultura tradicional eran personas que debido a algún tipo de deuda o relación con los padres de una criatura, se comprometían a proporcionarle todo lo que necesitara en caso de que estos faltasen. La figura que encontramos en las leyendas y cuentos, merced a sus poderes sobrenaturales, convierte en realidad los deseos de su ahijado/a o protegido, y aparece siempre cuando éste más la necesita. Con su ayuda, conseguirá vencer a los malvados y obtener lo que desea.

Hada madrina. Un tipo de hada especial

El hada madrina, a diferencia del común de las hadas, acostumbra a estar representada por una mujer mayor, sabia e independiente. Lleva en sus manos una varita que la ayuda a dirigir sus hechizos al objetivo que desea y así como las hadas comunes suelen tener sus propios intereses para actuar, el hada madrina centra sus intereses en el destino del humano al que protege.

El Hada madrina en los cuentos populares y la mitología

La figura del hada madrina es típica de los cuentos y leyendas tradicionales y con su intervención mágica hace cambiar el destino y la suerte de su ahijado. Su imagen se ha inspirado en las parcas y moiras de la mitología greco-romana, diosas del destino y de la muerte, que se acercaban a los recién nacidos para dictaminar el curso de su vida. Eran un trío muy similar a las hadas madrinas que visitaron a Aurora, la Bella Durmiente en la versión de Disney.

Hada madrina
Parcas y Moiras, antecesoras de las hadas madrinas

Aunque la figura del hada madrina existía anteriormente, se considera que fue Perrault el verdadero impulsor de esta figura. En el libro “Cuentos de mamá ganso” de 1697 las hadas madrinas aparecen en 5 de las historias que lo componen. Su aparición suele ser esporádica y consiste en conceder algún deseo, revelar algo que hasta ese momento ha permanecido oculto o transformar algún objeto en beneficio de su ahijado. La función en los cuentos es desencallar la trama.

Hada madrina, La Cenicienta
Hada madrina del cuento de Perrault La Cenicienta

Entre los cuentos más populares en que encontramos la presencia de este personaje están: “Piel de Asno”, “La Cenicienta”, “La Bella durmiente” o “Riquete el del copete”

La Cenicienta en la película de Disney y su hada madrina

Posiblemente, si cierras los ojos e intentas visualizar un hada madrina, la imagen que tendrás será la que nos mostró la película “La Cenicienta” de Disney. Este film se estrenó en 1950 y presenta unos personajes sobre los que han arreciado las críticas. Sus detractores consideran el hada madrina no presenta un estereotipo de mujer fuerte con el que los niños (especialmente las niñas) puedan identificarse y siguen haciéndolo con Cenicienta.

Hada madrina, película La Cenicienta
Hada madrina de la película “La Cenicienta” de Disney 1950

Cenicienta es para ellos el prototipo de la mujer sumisa y obediente que no hace nada para arreglar su situación y recibe los malos tratos y las humillaciones con resignación. Su único deseo es asistir a un baile y únicamente lo consigue, no con su esfuerzo, sino con la magia, a través de la actuación de su hada madrina. Cenicienta triunfa como el bello objeto de exhibición en el que lo ha convertido el hada madrina, no por su valía como persona. ¿Estás de acuerdo con esta crítica?

Las hadas reales, ¿existen?

Como personajes de ficción que son, las hadas no existen, aunque en algunos lugares del mundo estén firmemente convencidos de que sí. La figura real más próxima a un hada sería quizá una bruja blanca o una curandera.

La Curandera

La curandera era una mujer que proporcionaba remedios para intentar solventar tanto enfermedades o disfunciones físicas como problemas emocionales, mentales o espirituales. Solía tratar al paciente a través de hierbas, masajes e incluso realizando rituales de purificación y sanación con un componente mágico ya que se invocaba la ayuda de diferentes espíritus o deidades. A lo largo de los siglos, muchas de estas mujeres fueron tomadas por brujas.

Hada de invierno

 

Las Hadas del Invierno : El invierno trae consigo días grises, frío y nieve. Los pájaros emigran hacia tierras más calidas y los árboles se quedan sin hojas. Los campesinos no tienen tanto trabajo como el resto del año, pero las hadas del invierno emprenden una intensa actividad. Se ocupan cuidadosamente de los árboles y las plantas perennes, como el pino o el boj, y lo revifican con su energía espiritual, y previenen o reparan los daños que pueden ocasionar la nieve y el frio en los arbustos más frágiles. Al igual que las hadas de otras estaciones, las del invierno están perfectamente preparadas para su tarea, e incluso sus vestidos se confunden con los colores de la vegetación invernal. Desde los limpios tonos blancuzcos de las hadas del lirio de invierno y del endrino, los amarillos de los elfos del tejo y de la pequeña hada del bonetero, y el violáceo del elfo de la ortiga muerta. Y es que los colores que lucen las hadas y los elfos del invierno se corresponden con los de las plantas y las flores a los que están vinculados.
Resultado de imagen de hadas de invierno
Pero entre todos ellos destacan de una manera especial el hada del árbol de navidad y el elfo del acebo como los más representativos del solsticio de invierno. La noche del 22 de diciembre, el hada del árbol de navidad, llevando una varita luminosa en la mano, encabeza el cortejo del carnaval de invierno del país de las hadas. Las demás llevan ramas de abeto y entonan villancicos excepto el hada del bonetero y el elfo del tejo, que iluminan con velas la oscuridad entre la maleza, y el elfo del acebo que, vestido como un bufón errante, con campanillas en el gorro y los zapatos, distraen a la comitiva con juegos malabares. Las hadas patinan sobre los helados charcos, construidos por las hadas de los hielos, y beben un sabroso té a la menta para entrar en calor. Las más jóvenes se lanzan bolas de nieve del tamaño de un guisante y juegan a espantarse con ramitas de muerdago. Caillech ( Reina del Invierno ) : Antiguamente, en Escocia, durante la víspera de Shamain, Caillech, la Reina de las hadas de invierno, relevaba a Carlin en el gobierno de la naturaleza.
Imagen relacionada

Poco a poco, el paisaje otoñal iba dejando paso a los vientos fríos, la escarcha y los hielos del invierno. Las altas cumbres se cubrían de nieve y todo parecía entrar en un profundo letargo hasta el despertar del Beltane, la festividad del fuego. Cada año, el llegar del invierno es un momento mágico y hermoso. El suelo se endurece con el hielo y Caillech se adueña de los campos y de las montañas silenciosas, solo perturbadas por el silbido del viento, y cubre el paisaje con un manto blanco.

Imagen relacionada

En las planicies nórdicas, Caillech se conoce con el nombre de Reina de las Nieves. De ella se dice que es fría e implacable, y que conduce un trineo blanco arrastrado por dos corceles a través del solitario invierno. En Alemania, la estación invernal está gobernada por la amable Frau Hölle, que todos los años sacude su edredón con fuerza, las plumas salen de su interior y se convierten en pequeños copos de nieve a medida que van cayendo al suelo. En Rusia, en cambio, el dueño y señor del invierno es el padre frio, que agita los vientos y las tempestades de nieve sobre las grandes estepas, con una furia inusitada. Caillech se sirve a menudo de su corte de hadas y elfos para realizar sus tareas invernales. Las Vilas, por ejemplo, salvan a los hombres, que se extravían en las altas cumbres nevadas y algo parecido sucede con los Barbegazi, que hacen sonar un potente cuerno para advertir a los hombres y a los animales del peligro de los aludes que están a punto de desprenderse.

Imagen relacionada

En algunos lugares, Caillech se presenta como una bruja de larga cabellera blanca y el rostro azulado por el frio, en algunos relatos del Suroeste de Munster, se cuenta que, mediante un hechizo, Caillech se convierte en una hermosa joven al llegar la primavera. Los hombres del hielo, súbditos de Caillech, tienen los pelos de las barbas y las uñas de los dedos como afilados carámbanos de hielo, y su aliento levanta furiosas ventiscas. Su carácter frio puede ser peligroso para los humanos, pues si se enojan pueden convertirlos en témpanos de hielo o muñecos de nieve.

Hadas de Otoño

 

Las Hadas del Otoño : En Otoño cuando la naturaleza cambia su color y se tiñe de tonos rojizos y dorados, y los días se vuelven cada vez un poco más cortos y fríos, irrumpen en los bosques y los campos las hadas de las flores de esta estación. Las plantas grandes y fondosas, como el fresno, la espinera blanca y el saúco, el roble y el grácil endrino, y también la zarzamora y la lantana, cuidan de sus respectivas plantas junto a sus compañeras que hacen que los frutos otoñales, carnosos o secos, sean deliciosos y nutritivos para los seres humanos y los animales.
La bellota, la baya, el hayuco, la mora negra, la castaña, la avellana, la manzana silvestre, la brionia o la alheña, todos ellos tienen un hada que los protege y los hace crecer fuertes. Estas hadas visten fundamentalmente, con los colores pardo, carmesí, morado, malva, características de los árboles, plantas y frutos del otoño. Algunas incluso tocan su cabeza con los involucros o cápsulas que rodean las semillas y los frutos, poniendo de manifiesto su total armonía con ellos.
En pleno equinoccio de septiembre las hadas del otoño celebran el festival de la luna llena, en el que, bajo su resplandeciente luz, se reúnen sobre un campo de trigo para dar cuenta de un pródigo banquete propio de esta estación del año. Antes de empezar a comer, no obstante, el hada de la espinera blanca vierte con solemnidad una libación de vino de prímula en el suelo.
Esta especie de ritual asegura una abundante cosecha para los campesinos, que consideran a las hadas del otoño sus mejores aliadas. También participan en el baile de máscaras que se celebra en la víspera de Halloween. A media noche las hadas inician una armoniosa danza alrededor de una hoguera, en el transcurso de la cual revelan sus verdaderas identidades. Un ritual parecido al que en la misma fecha ( 31 de octubre ), celebran los celtas, cuyos sacerdotes, vestidos de una manera especial, danzan alrededor de una hoguera sagrada.

” La reina de las bayas Elfos y más elfos,
cargados con bayas, adornan a una joven muchacha.
Rostro bronceado, ropas en rojo y oro,
ciñe su noble cabeza una corona de brionia.
La dulce primavera ya ha llegado, abriendo camino al verano.
Adivinad ahora el nombre de esta soberana de los bosques. “

Resultado de imagen de Carlin ( Reina del Otoño )

Carlin ( Reina del Otoño ) : Los campos y bosques de escocia, en otoño, se transforman como por arte de magia y adquieren un hermosísimo color dorado. Entonces comienza el tiempo de Carlin, la reina de las hadas del otoño y espíritu de la noche mágica de Samhain. Carlin lleva un vestido de hojas secas y musgo, adornado con frutas del bosque, y a veces, un sombrero con frutos otoñales. Allí por donde pasa, ejecuta una delicada danza con la que levanta los vientos y arranca las hojas secas de los árboles, que caen formando un hermoso tapiz en el suelo.

A veces, los hombres verdes y las damas del musgo, fervientes servidores de la reina del otoño, convierten esas hojas en resplandecientes piezas de oro para ofrecerla a las soberana como muestra de amor y respeto. En esta estación, en la que el verano ya ha finalizado, los antiguos pueblos celtas celebran el día de Samhain, una de las festividades más importantes del año para estas gentes. En esta fecha, según relatan las leyendas, las muchachas a las que las hadas habían transformado en cisnes y habían alejado de sus esposos o pretendientes recuperaban por fin su aspecto humano y regresaban con la persona amada.

Imagen relacionada

Así se cuenta en la , un antiquísimo relato que data de los tiempos de los Tuatha dé Danaan. Cuenta que la víspera de Samhain ( 31 de octubre ) la joven Caer, hija del rey de Connacht, que vivía bajo la apariencia de un cisne en el lago de la Boca de Dragón, fue desencantada por Angus, hijo de Dagda, supremo monarca de los Tuatha. El otoñal día de Samhain fue sustituido en otras culturas por la fiesta de Todos los Santos y, más recientemente, por Halloween, una noche en la que los espíritus vagan libres en una atmósfera ideal para toda clase de actividades ocultistas y mágicas.

Resultado de imagen de En Samhain, las hadas raptan a jóvenes esposas

En Samhain, las hadas raptan a jóvenes esposas y no las devuelven a su hogar hasta haber transcurrido un año y un día. Por ello, durante esta noche, es bueno que los mortales enciendan hogueras y bailen alrededor de ellas, para así ahuyentar a estas hadas y a cualquier otro espíritu nocturno que intente perjudicarles. Carlin aparece en la víspera de Samhain golpeando los campos con un bastón para endurecer el suelo, ante la proximidad de los fríos del invierno. Carlin, una antigua diosa celta, es el espíritu de la víspera de Samhain, la noche en que el invierno anuncia su aparición y los espíritus y otro seres mágicos invaden el mundo de los hombres. Carlin, con su paleta irisada, pinta las hojas de los arboles de color parduzco. Las hojas caídas de los árboles son el símbolo de las criaturas feéricas que pueblan la estación otoñal.

HADAS…COMO CONVIVIR CON ELLAS.

Las hadas son pequeños genios que forman parte del Elemento del aire y de ellas depende la armonía, la belleza y una buena parte de nuestra estabilidad emocional, ya que son las encargadas de poner en nuestro animo y en nuestro entorno el equilibrio necesario para vivir en paz. (Ilustracion David de Lamare)   Residen en otro plano y cuando descienden de el para acercarse a nosotros buscan lugares apacibles en plena naturaleza, en los remansos de los rios, alrededor de las fuentes y en los rincones de los bosques donde crecen las flores y las plantas que ellas adoran. (Ilustración Sheila Wolh) Pero les encanta estar en contacto con los seres humanos y si quieres que te visiten y que se queden un buen rato en tu entorno has de construir un rincón en tu casa para ellas teniendo en cuenta sus preferencias. Bastara un lugar donde puedas reunir algunas de las cosas que les hacen sentirse cómodas. De las plantan prefieren sobre todo el tomillo, la lavanda, la verbena y el romero. De las flores casi todas, pero están muy identificadas con las petunias, las rosas, las orquídeas o los geranios. No olvides el humo de los inciensos florales, sobre todo el que corresponde a sus flores favoritas. O el vapor aromático de un quemador de esencias con esencias de esas mismas flores. Y las velas…El color y la luz de las velas y su vibración las estimulan cuando son de los colores básicos de la naturaleza, el verde, el amarillo, el naranja y el rosa Puedes poner cristales, cuarzos, amatistas o ágatas… Ten en cuenta que ellas absorberán la energía de esas plantas, esas flores y esas piedras y la devolverán multiplicada. Pero si tu intuición te lo dicta, sáltate las normas e improvisa dentro de tu cocimiento de las hadas, a ellas les encantan las sorpresas. Si ves una flor que no conoces, pero que crees que les gustará, o una piedra, o una concha… Ponla en su rincón como un regalo   Otra cosa a tener en cuenta para ese rincón mágico es que les encanta verse representadas con figuras bonitas y nunca van solas, así que si quieres preparar un espacio para ellas coloca dos o tres hadas en él. Puedes dejar junto a ellas objetos personales. Cosas que te gusten o que quieras que ellas potencien. En ese rincon duerme muchas veces mi tarot y mis runas para que ellas me las bendigan y les impriman la sensibilidad, la intuición y la visión que ellas tienen siempre del futuro, Cuando te acerques al rincón de las hadas, hazlo con mucha tranquilidad, y si encienden alguna vela, centra tu mirada en la llama y visualiza un bosque que conozcas, amplía mentalmente ese espacio y pasea con tu imaginacion sus caminos, moja tus manos en las fuentes, respira el aire, acaricia los troncos de los árboles… Y cuando estés en esa parte de tu casa, que es la suya, puedes saludarlas con este pequeño conjuro. “Seres de luz que ilumináis mi camino Bellas criaturas del día y de la noche os pido bendiciones en mi destino y que se llene de magia mi vida”   Es posible que no llegues a verlas de manera clara, pero si las percibirás y sabrás que estan ahí, en el primer rayo de sol de la mañana, o en la lluvia sobre el cristal, o en la sonrisa distraída de los niños. Los niños a menudo sonríen y no sabemos por que. Pues es por eso, por que algun hada le ha rozado la mejilla con el borde de sus alas…